Descubrimiento: 3 pequeñas estatuas en el Templo de Ptah de 2500 años de antigüedad , en Luxor (11 dic 2014)

Estatua de Ptah y Sekhmet
Estatua de Ptah y Sekhmet

El equipo del Centro Franco-Egipcio de Estudios de los templos de Karnak ha descubierto 3 estatuas faraónicas en el templo de Ptah en Luxor, así como un recipiente con restos de cola azul.

Dos de estas estatuillas representan al dios Osiris, dios egipcio de la muerte y resurrección, y son de bronce. La tercera estatuilla representa a una diosa hecha de esquisto que está sentada y lleva una peluca y la doble corona del Alto y Bajo Egipto; está decorada con textos en jeroglífico que una vez limpios y estudiados se espera que puedan darnos a conocer el nombre de la diosa.

Según Abdel-Hakim Karar, director del Departamento de Antigüedades del Alto Egipto “una de las estatuillas de bronce mide 36 centímetros de alto y siete centímetros de ancho y representa al dios Osiris sentado y lleva la corona blanca del Bajo Egipto, mientras que la otra estatuilla es más pequeña y representa a Osiris de pie con la forma de momia y sosteniendo un cetro” Estas estatuas eran ofrendas que se hacían a los dioses del templo.

Y sigue diciendo: “Se cree que los hallazgos se remontan al Período Tardío (664 aC-332 aC); una época en que Egipto fue gobernado por varios gobernantes extranjeros y terminó con la conquista por Alejandro Magno y el establecimiento de la dinastía de los Ptolomeo.

Por otra parte hay que decir que este mismo mes, el jueves 4, en el mismo templo y el mismo equipo encontró otra pequeña estatua de piedra caliza blanca en forma de esfinge. La estatuilla de 50 cm x 20 cm x 30 cm, estaba colocada en posición vertical en un agujero situado en la parte posterior del templo de Ptah.

La esfinge tiene el cuerpo de un león en cuclillas y se encuentra sobre una base rectangular sin inscripciones.

La cabeza humana lleva el nemes tradicional, sujeto en la frente con una cinta horizontal y sobre la cual está el uraeus. Le falta la nariz que parece que desapareció en la antigüedad, por lo demás, la estatua está completa aunque la pata delantera izquierda estaba rota pero se encontró en la parte superior de la pata delantera derecha, contra el borde de la fosa.

Aunque no se ha encontrado ninguna inscripción que pueda hacer saber a qué época exacta pertenece, se espera conocer con la restauración de la esfinge y el estudio de sus elementos estilísticos y de la cerámica encontrada en la fosa.

El templo de Ptah se encuentra dentro del recinto del templo de Karnak; es un pequeño santuario situado al norte del Gran Templo de Amón después de un camino pavimentado que se alinea con capillas Osiriacas construidas entre el Tercer Período Intermedio y Último Período. De época de Thutmosis III, fue restaurado y agrandado por Takelot I, Shabaka y los soberanos Ptolomeos.

Es uno de los seis templos que forman el gigantesco complejo de Karnak en Luxor, el área arqueológica más extensa del mundo y el segundo lugar más visitado de Egipto después de las pirámides de Giza que junto con las ruinas del templo de Luxor y la necrópolis de Tebas fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Durante dos mil trescientos años Karnak fue no solo el centro religioso de un pueblo piadoso sino también el centro del poder político en Egipto.

Dice el dr. J. Martín Valentín, egiptólogo, director del “Proyecto Visir Amen-Hotep Huy” también en Luxor, que el año 1967 se estableció una misión permanente constituida por un equipo mixto franco-egipcio, integrada en el Centro Franco-Egipcio para el Estudio de los Templos de Karnak (CFEETK), para excavar, consolidar y reconstruir los restos de la que fuera la mayor ciudad religiosa conocida del antiguo Egipto.

Los arqueólogos del Centro franco-egipcio para el Estudio de los Templos de Karnak están excavando en este lugar, la zona norte del templo de Karnak, desde octubre de 2008.

En marzo de 2012 este equipo hizo un gran descubrimiento, el dintel y uno de los quicios de caliza de una puerta de granero, dedicada a Amón-Ra durante la XVII dinastía. con el nombre grabado del faraón Sennakhtenre en un medallón de forma ovalada , incrustado en la piedra, que contenía un jeroglífico sobre el faraón.

La importancia, además de la arqueológica, es que sirvió para demostrar que este faraón había existido pues hasta ese momento no se sabía cierto ya que sólo se le menciona en tres documentos hallados de la XVIII y la XIX dinastías.

En el dintel de la puerta se pueden ver grabados tres de los cinco elementos de su titulatura real: el nombre de Horus, el del rey del Alto y el Bajo Egipto y el de Hijo de Ra..

La inscripción dice lo siguiente «El Horus Mery-Maat, el rey del Alto y el Bajo Egipto Senakht-en-Ra, el hijo de Ra Ahmose, ha hecho como monumento para su padre Amón-Ra, el acto de realizar para él una puerta de granero en bella piedra blanca de Anu, ¡ha actuado dotado de vida como Ra eternamente!».

Así pues, es el primer monumento contemporáneo suyo que se encuentra.

Los reyes de la dinastía XVII liberaron Egipto de la ocupación de los hicsos, pueblo guerrero semítico procedente de Asia que dominó el país del Nilo durante 150 años desde 1730 a.C.