Descubrimiento: Dos tumbas de dos sacerdotes de la Dinastía VI en Saqqara (2abril 2015)

tomb-of-ankhti---Descubrimiento--Dos-tumbas-de-dos-sacerdotes-de-la-Dinastia-VI-en-Saqqara-(2abril-2015)--1429446222
Tumba de -ankhti—Descubrimiento–Dos-tumbas-de-dos-sacerdotes-de-la-Dinastia-VI-en-Saqqara-(2abril-2015)–1429446222

El Ministro de Antigüedades anunció el descubrimiento al sur de Sakkara, cerca de la Pirámide escalonada de las tumbas pertenecientes a los sacerdotes “Ankhti” y “Sabi” que vivieron en el reinado del Rey Pepi II (2281-2194 a.C). Fueron descubiertas por la misión del Instituto Francés de Estudios Orientales.

Las tumbas tienen las pinturas murales en perfecto estado y contienen los huesos desparramados de los sacerdotes sin sarcófagos lo que da a entender que ambas tumbas fueron saqueadas seguramente durante la séptima u octava dinastía. Junto a ellos de han encontrado varias cosas tales como ajuar funerario, vasijas de alabastro, restos de cerámica y pequeñas joyas.

Las pinturas representan rituales religiosos de ofrendas a los dioses; el ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh el Damati dijo que “es como si hubieran sido pintadas ayer a pesar de que son de hace 4.200 años”. A través de ellas se pueden conocer los diferentes ritos religiosos de la época y muestran la destreza de los artesanos egipcios, afirmó El-Damaty.

En las pinturas murales además de pájaros y vegetales, aparecen representados los siete aceites sagrados del Antiguo Egipto necesarios para el Ritual de la Apertura de la Boca y los Ojos que se hacía para que el difunto pudiese comer y beber en la otra vida.

También hay una lista de las ofrendas con sus nombres y cantidades, bolas de incienso y reposacabezas y collares usados por los sacerdotes.

Las dos tumbas son muy parecidas; la cámara funeraria de Ankhti está a a doce metros de profundidad y la de Sabi a seis metros. Cada tumba consta de dos niveles: uno superior construido con ladrillos de adobe y otro inferior tallado en piedra caliza tallada.